Un salón renacentista del siglo XVI

Un salón renacentista del siglo XVI

El pasado día 12 de Febrero tuvo lugar el segundo concierto de este año organizado por Sons Corbera. Esta vez convertimos la parróquia de San Antoi en un salón renacentista del siglo XVI, en un bello espectáculo de musica, canto y danza.

El grupo de flautas del Conservatori de Barcelona se hzo cargo de la parte musical dirigido por Joan Izquierdo. Acompañaron a este conjunto el grupo de violas da gamba y violones dirigido por Xavier Puertas, profesor de contrabajo en el Conservatori de Barcelona. La parta bailada fue ejecutada por alumnos de danza antigua del mismo conservatorio dirigidos por Carme Bellido y Raquel Pedreño se encargó de la parte vocal. Y también hubo percusión de la mano de Cris Ballarín. Esta propuesta se representó por primera vez hace un año en el Conservatori de Barcelona como proyecto de colaboración entre departamentos y dado el éxito obtenido se decidió repetirla este año en cinco escuelas de música y centros culturales. Y nosotros pensamos que sería magnífico incluirla en nuestro ciclo de conciertos en Corbera.

Además de la emoción de «jugar en casa», esta vez el concierto tuvo un elemento que lo hizo todavía más especial: diecinueve alumnos de la asignatura optativa de música del Insitut de Corbera de Llobregat, dirigido por Teresa Canals se incorporaron en algunas piezas al conjunto y contribuyeron a crear una masa sonara espectacular.

El repertorio comprendíó obras de autores ingleses franceses y españoles de los siglos XV a XVII y cada pieza fue acompañada de explicaciones sobre los instrumentos o la obra y del baile de la mano de sus directores.

En primer lugar se interpretó  When Daphne from fair Phoebus did fly, una preciosa canción anónima del siglo XVI que recrea el famosísimo pasaje de Las Metamorfosis de Ovidio: Apolo, herido por la flecha de Eros (que este le había lanzado porque Dafne se había burlado de él) persigue a la ninfa que huye hasta la extenuación. Cuando ya no puede más implora a su padre que salve su honor y éste la convierte en laurel. Apolo entonces la abraza y le promete que a partir de aquel momento será su árbol predilecto y que con las hojas del laurel hará las coronas que premiarán a los que consigan superar grandes retos. Esta historia, y la imagen asociada, fue uno de los grandes temas religiosos durante la Edad Media y el Renacimiento.

 

Apolo y Dafme (Bernini)
Apolo y Dafne. Gian Lorenzo Bernini 1622-1625

Después entraron los bailarines, vestidos de época, para bailar el Petit Vriens de Guglielmo Ebreo da Pesaro, conocido después, cuando se convirtió al catolicismo como Giovanni Ambrosio. Compositor de danzas y teórico de la danza, fue requerido por las cortes más florecientes de la Italia del XV. Es muy conocido por De pratica seu arte tripudii vulgare opusculum, un tratado que recoge la teoría y práctica de las danzas cortesanas de le época. En el concierto fue ejecutada por seis bailarines en el espacio circular dejado entre los músicos y el público, como en el resto de piezas bailadas.

Dansa Antiga, Carme Bellido
Membres de l’aula de dansa antiga de Carme Bellido

A continuación, el conjunto de violones tocó One Scottish Dance del inglés William Brade (1560-1630) compositor que nos ha dejado mucha música en forma de danza. Fue enlazada con la rítimica y conocida Pastyme with good Company  (que podríamos traducir como «pasando el tiempo en buena compañía») la más famosa de les obras compuestas por  Enrique VIII. Raquel cantó la obra, de temática relativa al carpe diem, donde nos invita a gozar de los pasatiempos de la vida propia de la corte, justificándolos moralmente porque antepone los placeres (la caza, el deporte, el canto y el baile en buena compañía) a la ociosidad, origen de todos los vicios.

Las siguientes piezas fueron ejecutadas por las flautas solas. Primero, con los bailarines, interpretaron el  el Rostiboli Gioioso, otra danza de Giovanni Ambrosio que aparece en diversos tratados del siglo XV, combina una primera parte de bassadanza  con otra más animada con saltarello  y ritmo de piva.

Ya sin bailarines las flautas tocaron una Paduana y una Gallarda del mismo autor de la Scottish Dance, William Brade. La Paduana (o Pavana) lenta y solmene de ritmo binario podía ir emparejada con una danza más rápida y ternaria como la Gallarda.

Después el conjunto al completo, incluyendo el grupo de flautas de Corbera interpretaron Gathering Peascods, una animada danza recogida por John Playford en The English Dancing Master,  colección de 105 danzas populares inglesas, con instrucciones para bailar, publicada en 1651. Tuvo diversas ediciones hasta 1728 donde se fueron incorporando más piezas con los años hasta completar más de mil en la última edición.

De nuevo las violas solas acompañaron a Raquel en la deliciosa Pues que jamás olvidaros de Juan del Enzina, pieza que a mi personalmente me parece muy emocionante. Nunca deja de sorprender la sensibilidad tan moderna de esta obra que fue compuesta al final del siglo XVI y que forma parte del maravilloso Cancionero de Palacio.

Después de este momento melancólico se incorporaron de nuevo las flautas para acompañarla danza Bransle des chevaux recogida por Thoinot Arbeau (1520-1595). La bransle fue una forma de  danza popular originaria de Francia durante el siglo XVI. En esta ocasión Carme Bellido pidió al público que acompañase con unos pasos (sin levantarse) en la tercera parte de la obra, como imitando el trote de un caballo.

Después, las flautas de Joan Izquierdo tocaron una pieza moderna, loteralmente, ya que es de 1983, del grupo Police y que lleva por título Every breath you take. El director justificó la inclusión de esta obra por ser múscia inglesa, como muchas otras del concierto y, sobre todo, porque explica muy bien la relación entre una profesor de flauta y sis alumnos pues la letrao original dice «Cada vez que respiras te estaré observando». A mi me parece una buena idea, que puede mostrar al público que las etiquetas «antiguo», «moderno» o «clásico», son solo eso: etiquetas. Con el sonido de las flautas podríamos estar oyendo una obra antigua. A menudo he observado este fenómeno a la inversa. Por ejemplo siempre me ha parecido –

— y ahora alguien puede pensar que estoy delirando — que la sonata 32 para piano de Beethoven contiene un fragmento que anticipa el jazz. Podéis comprobarlo en esta grabación a partir del minuto 13:00 y sobre todo del 14:50 (la calidad del video no es excelente pero el audio es bueno y la interpretación de Richter vale la pena.

Polémicas aparte, la siguiente obra fue, de alguna forma, el reverso de la moneda. Efectivamente, como apuntó Joan Izquierdo el Lachrimae Antiquae, una de las obras más conocidas del inglés John Dowland publicada en 1604 es, a juzgar por el numero de veces que fue interpretada y versionada un auténtico «hit» del XVII. Es una obra melancólica, con un tejido armónico y rítimico complejo que sorprende cada vez que se escucha y que Raquel de nuevo cantó la letra que empieza «Flow my tears…» (Fluid lágrimas mías).

Raquel Pedreño
Raquel Pedreño cantando Flow my tears (Lachrimae Antiquae) de John Dowland

 

Para acabar y salir de la atmósfera triste — aunque bellísima — de esta increíble pieza, todo el conjunto acompañó a los bailarines en Quand je bois du vin claret, más conocida como Tourdion, danza que característicamente se baila «de lado» o «torcido», de aquí el nombre. Esta melodía fue popularizada por Pierre Attaignant. La cantó Raquel y también en algunos momentos las propias flautas. Su autor nos explica los efectos que produce beber clarete: «Cuando bebo vino clarete todo gira y gira…». Sin duda fue un vivo y chispeante final de programa.

Tourdion
Final de «Quand je bois du vin clarete»

La última sorpresa fue a cargo de Carme Bellido que invitó al público que quisiera aprender a bailar la Bransle des Chevaux a salir a la zona de baile. Hubieron diversos voluntarios que en cinco minutos aprendieron los pasos fundamentales, lo que permitió que a continuación bailasen la pieza acompañados de nuevo por todo el conjunto. Un divertido final para un concierto que permanecerá en nuestra memoria.

 

Más fotos en Flickr

Concert Ballada del Renaixement

No Comments

Post a Comment